De Sarria a Santiago de Compostela

De Sarria a Santiago de Compostela

La Compostela se la ganan quienes acreditan la distancia mínima de 100 km mediante los sellos impresos en la credencial de peregrino y, de esta forma, aseguran que han realizado el Camino de Santiago por motivos religiosos o espirituales. Los peregrinos que, cada vez más, hacen la ruta jacobea por motivos culturales, deportivos, viajeros o por cualquier otra causa pueden conseguir otro certificado de la peregrinación en la misma Oficina del peregrino

No es necesario recorrer al completo ninguna de las rutas que lleva hasta Santiago para obtener la Compostela, pero sí necesitarás acreditar al menos cien kilómetros a pie y doscientos en bici o caballo. La Oficina del Peregrino está en la Calle Carretas, por debajo del Hostal de los Reyes Católicos. A continuación, te contamos un poquito que te puedes encontrar en los últimos 100 km de la Ruta francesa del Camino de Santiago, sin duda la más concurrida.

ETAPA 1

Sarria / Portomarín

Distancia: 22,4 km

wayandgo-9146

Saliendo por la Rúa Maior de Sarria, que es una conocida calle camino con varios albergues de peregrinos a cada lado y muchas muchas pisadas de los peregrinos compostelanos desde hace siglos y para muchos sus primeras ilusiones y pensamientos en el Camino de Santiago, una de las mayores aventuras de su vida. Las flechas amarillas nos invitan a acercarnos por el Convento de la Magdalena para posteriormente abandonarnos en la entrada al mundo rural gallego lleno de aldeas y pueblos tradicionales, calzadas de piedra, caminos de paso entre fincas, bellos templos románicos y paisajes únicos.

Una cuesta con robles centenarios lleva a Vilei, donde se puede apreciar la modernización que ha sufrido la ruta jacobea en los últimos tiempos, con máquinas de vending, modernos albergues y agradables bares donde descansar y para aligerar el camino. Al poco aparece la iglesia románica de Santiago de Barbadelo, y la esencia jacobea invade el ambiente a medida que nos vamos acercando al famoso mojón del kilómetro 100 en Brea, a 11 km de Sarria. La foto es obligatoria y no debemos dejarnos llevar por los instintos más básicos de expresión “artística” porque está completamente decorado con pintadas.

Continuamos nuestro Camino a través de innumerables aldeas como Ferreirós, Mirallos, con la iglesia románica de Santa María, Vilachá y el resto de las aldeas de Paradela, que conducen a los peregrinos por el medio rural hasta el impactante y conocido puente del río Miño, cerca del embalse de Belesar. Ya sólo nos queda subir la escalinata que lleva al corazón de Portomarín, visitar la fortaleza iglesia de San Nicolás y conocer la historia inundada de la antigua Portomarín.

ETAPA 2

Portomarín / Palas de Rei

Distancia: 25 km

wayandgo-2400

El río Miño ha generado una gran hondonada que nos obliga a subir y subir la sierra de Ligonde por las poblaciones de Gonzar y Ventas de Narón hasta entrar en la cuenca del río Ulla. En muchos tramos de la ruta posamos nuestros pies sobre asfalto así que no desaprovechemos la oportunidad de buscar las partes blandas cerca de la carretera para cuidar los pies, que siempre sufren más en caminos pavimentados.

El cruceiro de Lameiros es el punto simbólico de la etapa, el mensaje en la piedra, el culto al bien y el mal que junta al creyente y el pagano. Las flechas amarillas llevan a la villa de Palas de Rei por la Rúa do Cruceiro y la iglesia de San Tirso, antes de bajar al núcleo principal donde se encuentran los principales servicios.

ETAPA 3

Palas de Rei / Arzúa

Distancia: 28,8 km

octopus-625202_1280

Es la etapa más larga y dura del territorio gallego. En Melide, famoso por su pulpo y su famoso Ezequiel, se encuentra con el Camino Primitivo procedente de Oviedo. Y en Arzúa, conocida por su queso, llega el Camino del Norte, añadiendo con estas dos rutas un sinfín de peregrinos a una ya concurrida ruta. Vamos entrando en una sucesión de bonitas aldeas que muestran  los diferentes estilos de vida, como Leboreiro, donde aparece un cabazo usado tradicionalmente para guardar las cosechas.

Varios puentes medievales y antiguos caminos agrarios nos acercan a  Furelos y Melide, rica en patrimonio artístico, gastronómico y arquitectura popular, cuenta con albergues completos ya que cada vez más peregrinos la empiezan a tomar como punto de descanso, todo tipo de servicios y podría ser un buen final de etapa pero la distancia se queda corta y , en ocasiones, merece la pena seguir unas horas más hasta Arzúa.

Por el camino encontramos el conocido albergue de Ribadiso, antiguo hospital de peregrinos medieval convertido en albergue, y es una buena opción para cortar la etapa por cualquier circunstancia.

ETAPA 4

Arzúa / O Pedrouzo

Distancia: 19,1km

Arzúa Camino de Santiago

La larga distancia y el trazado rompepiernas de la jornada anterior habrán dejado el cuerpo con pocas ganas de hacer en una etapa los cuarenta kilómetros que separan Arzúa de la catedral de Santiago, aunque antiguamente era una etapa única para muchísimos peregrinos. Los andaderos peregrinos conectan agradables pasadizos abiertos en las arboledas de eucaliptos y pequeñas aldeas agrícolas y ganaderas rodeadas de prados de siega y pequeños huertos.

El peregrino tiene albergues en Santa Irene y O Pedrouzo y puede elegir cualquiera. La ventaja de A Rúa y O Pedrouzo es que cuentan con más servicios como pensiones, hoteles y restaurantes

ETAPA 5

O Pedrouzo / Santiago de Compostela

Distancia: 20 km

wayandgo-5187

En esta etapa ya sabes que tu camino se está acabando, ¿deseas acabar? ¿estás seguro? Dejando atrás Pedrouzo nos acercamos a Lavacolla hacia la ermita de San Marcos y el Monte do Gozo, el último hito jacobeo antes de bajar hacia la zona vieja de Santiago y su catedral única. Las esculturas situadas en la cima de la montaña en 1993 es lugar de ofrendas y fotos.

Desde este lugar decían que se veían las torres de la catedral, pero hoy en día con la bruma y contaminación se ve que el final de la aventura se acerca, aunque quedan 5 km de caminata por la Rúa de San Lázaro y otras avenidas modernas hasta la antigua Porta do Camiño, puerta de entrada a la Zona vieja.

Ya empezamos a sentir inquietud mientras subimos hacia la plaza de Cervantes donde la silueta de la Catedral despierta ilusiones, sentimientos y viejos recuerdos, parece que la vida pasa delante en un instante. Y el Arco del Palacio Episcopal donde se dan cita algunos músicos callejeros, descubre al fin la barroca monumentalidad de la plaza del Obradoiro y la fachada de la gran catedral.