7 rituales imprescindibles en el Camino de Santiago

7 rituales imprescindibles en el Camino de Santiago

 

El Camino de Santiago está envuelto en un halo de misticismo que difícilmente puede ser explicado completamente. Desde tiempos ancestrales, antes de la llegada del Apóstol Santiago, los romanos y celtas consideraban este camino como sagrado y necesario si querías estar en consonancia con la naturaleza y con uno mismo.

De ahí que, junto con los ritos cristianos, hayan quedado algunos de épocas pasadas. En este post vamos a hacer un variado con los siete rituales imprescindibles del Camino de Santiago.

1. Puente de la Rabia (Zubiri):

Cuenta la leyenda que por el siglo XI comenzaron la construcción de un puente para cruzar el río Arga. Los aldeanos tuvieron muchas dificultades para colocar el pilar central de dicho puente y decidieron excavar el terreno donde debería ir. Y cuál fue su sorpresa al encontrar el cuerpo de una joven a la que luego  identificaron como Santa Quiteria, santa por curar la rabia de los animales. A partir de ese momento, y después de la construcción del puente, todo animal enfermo que cruza el puente se cura milagrosamente.

2. Iglesia Santa María de Eunate:

Fue construida alrededor del año 1170, de planta octogonal típica de los templarios y con un claustro que la rodea es uno de los grandes misterios de las construcciones de aquella época. El mayor de todos es su Cristo crucificado en una cruz con forma de pata de oca. Te debería sonar por la conexión entre el Camino de Santiago y el juego de la oca.

También se dice que es un punto de energía telúrico. Así que, si lo que quieres es cargar energía, ya sea espiritual o religiosa, debes seguir estos pasos: da tres vueltas a la pequeña iglesia por la parte del claustro en sentido contrario a las agujas del reloj, al terminar entra en la iglesia, colócate en el centro de esta y respira hondo. Poco a poco irás notando como tus pilas se recargan y reanudas el camino a tope.

3. Fuente de la Salud (Estella):

Este ritual es bastante actual ya que, gracias a las Bodegas Irache, tenemos una de las mejores fuentes del mundo: La Fuente de la Salud. Ubicada en una placita a las puertas de las bodegas, esta empresa nos permite brindar con una fuente de la que mana vino. Y es que es bien sabido en España que el vino con moderación es fuente de salud. No hay que alarmarse ya que dicha fuente también tiene un grifo con agua fresca para los que no quieran vino.

4. Cruz de Ferro (Foncebadón): 

Justo antes de Ponferrada y después de una dura subida se encuentra la Cruz de Ferro. El ritual consiste en llevar desde el comienzo de tu Camino una piedra en la que debes escribir tus angustias o sufrimientos de los que quieras deshacerte. Debes llevar esa piedra en la mochila todo el camino hasta llegar a la cruz. En ese momento la sacarás y, con toda la solemnidad que te inspire este momento, deja la piedra al pie de la cruz. Es una manera física de representar el dejar atrás lo malo y llevar a cabo el fin del Camino de Santiago: el renacer a una nueva vida llena de cosas buenas.

5. Monte do Gozo:

Por la carretera desde A Lavacolla hasta el Monte do Gozo hay una subida bastante larga pero os podemos asegurar que merece mucho la pena. Una vez que llegas al punto más alto debes parar y deleitarte con las vistas. Al fondo se distinguen perfectamente las torres de la Catedral de Santiago. Visita las esculturas de los dos peregrinos y disfruta del entorno.

6. El vuelo del Botafumeiro:

Seas creyente o no, no puedes perderte este espectáculo. Cuando sea visitable nuevamente la Catedral y sea posible el culto y por lo tanto el vuelo del Botafumeiro. Este es un incensario de 58 kg que 8 tiraboleiros hacen balancear a lo largo de todo el transepto. Es un espectáculo digno de admirar. El olor del incienso se mezcla con las luces de la Catedral y forman un espacio perfecto para la meditación.

7. Cabo de Finisterre:

Este es el último ritual que todo peregrino que se precie debe hacer, por lo menos, una vez en su vida. Al terminar tu Camino en Santiago tienes oportunidad de acercarte hasta Fisterra. Anteriormente, los peregrinos llegaban al cabo, hacían una fogata y quemaban sus ropas. El significado era desprenderse del todo de tu antiguo “yo” y dar la bienvenida al nuevo. En estos momentos no se debe hacer fuego en ningún sitio, pero siempre puedes tirar alguna posesión tuya en ese punto para simbolizar el rito. Debe hacerse al anochecer, disfrutando de las vistas y meditando sobre el Camino, sus dificultades, hasta dónde has podido llegar… Mira detenidamente cómo el Sol se esconde por el horizonte y siente como tu alma se va recargando de energía.