El Camino de Santiago con niños

hacer el camino de santiago con niños

El Camino de Santiago con niños

¿Vas a hacer el Camino de Santiago con niños? ¿Te has parado a pensar si esta aventura es apta para ellos? Pues vamos a tratar de resolver tus dudas en este artículo.

Somos de pensar que el Camino de Santiago se adapta a los niños si los niños saben adaptarse al Camino. Tendremos que planificar casi todo, comenzando por el entrenamiento, el propio trayecto e incluso los alojamientos que se adecuen mejor al camino en familia por medio de habitaciones familiares.

Es una magnífica decisión hacer el Camino con nuestros hijos durante las vacaciones de verano o Semana Santa, ya que es una opción sana, con la que pasar un buen tiempo juntos y sobre todo, porque puede ser muy divertido.

 

¿Cómo planificamos los trayectos para hacer el Camino de Santiago con niños?

Podemos pensar que hacer el Camino de Santiago como adultos no es una fácil y, cuanto más si lo hacemos con los más peques de la familia. Pero realmente la dureza y dificultad de la etapa de cada día la podemos adaptar a cada pequeño. Tengamos claro que en todo caso son los adultos los que más van a tener que modificar su hábito de caminar ya que nos tenemos que acomodar al ritmo de los niños.

 

¿Cuál es la edad recomendada para hacer el Camino de Santiago con niños?

Hay quien aconseja que podemos llevar a los niños al Camino desde los tres años pero sinceramente no estamos nada de acuerdo con ello. El Camino debe quedar en el recuerdo de los niños y que sea una pequeña experiencia de superación de nuestros hijos y no solo de los padres empujando por turnos un carrito adaptado. Lo hemos visto todos: Familias jóvenes con 2 o 3 niños muy pequeños y diciéndonos que no quisiéramos estar en la piel de esos padres. Nuestra recomendación es como mínimo que los niños tengan entre 6-8 años y puedan hacerse cargo de una pequeña mochila con sus responsabilidades.

 

¿Cuál debe ser la longitud recomendada de cada etapa?

Las etapas deben ser más o menos largas según la edad que tenga el niño y los servicios que nos ofrezca el Camino, pero no deberían superar los 15 o 20 kilómetros en ningún caso.

Ten en cuenta que debemos realizar etapas más cortas de lo habitual, sobre todo al comienzo del trayecto y también según el entrenamiento previo que hemos realizado. Cada cierto tiempo debemos ir dándole alimentos que le aporten energía como pueden ser zumos, fruta fresca, frutos secos o algún dulce de los llamados sanos.

Podemos coger la costumbre de caminar únicamente en horario matutino para evitar las horas de más calor. Pero dentro de la adaptación del niño al camino también debemos tener en cuenta que debe dormir más horas. Por lo tanto levantarnos más tarde y si no da tiempo a caminar todo por la mañana pues debemos continuar caminando hasta llegar al destino cuando menos pegue el sol.

El camino Francés es el más indicado para hacer con los niños ya que es el camino con mejores servicios, tiendas, áreas de descanso, más transitado y, con más albergues para que el niño pueda aprovechar para descansar, incluso para dormir una siesta en caso de necesidad. Aunque sabes que el Camino Portugués también es una opción que cada vez gana más adeptos y se ha enriquecido en servicios.

 

Preparación previa de los niños para hacer el Camino

Los niños también debemos prepararlos para enfrentarse al camino, casi de la misma manera que los adultos. Así que te aconsejamos:

.- Un par de meses antes de comenzar es recomendable hacer alguna excursión de senderismo por terrenos parecidos a los que nos tropezaremos durante el camino hacia Santiago de Compostela. Empezaremos por excursiones cortas para paulatinamente ir incrementando la duración y distancia de cada una de ellas. No solo es hacer kilómetros, si no aguantar en el tiempo e ir comprobando la resistencia que tienen.

.- Los niños tendrán que adaptarse al calzado, al igual que los adultos, antes de emprender la experiencia hacia Santiago. De esta manera podemos intentar minimizar posibles ampollas y rozaduras que les impidan continuar. Es aconsejable comprar botas ligeras o zapatillas de trekking con suficiente antelación para que pueda acostumbrarse al calzado.

.- El niño debe llevar su propia mochila aunque sea pequeña y poco cargada. Es importante ya entrenar llevándola puesta en las excursiones previas al camino.

 

¿Qué opinamos del grado de organización del Camino en familia?

Si no tienes mucho tiempo para gestionarlo tú mismo o por poco que conozcas el Camino de Santiago sabes que no es especialmente fácil encontrar habitaciones familiares, sobre todo en determinadas épocas del año. Así que para organizar el camino de Santiago para toda la familia, una opción perfecta es recurrir a los viajes organizados para hacer el camino.

No faltan las agencias de viaje que ofrecen este tipo de servicios para familias. La mayor complicación es reservar alojamientos con habitaciones familiares o que puedas recurrir al envío de equipaje por adelantado. Recuerda que tus niños pueden llevar algo de peso pero posiblemente no puedan con su equipaje y a los padres con el suyo ya les llega.

 

Nosotros desde nuestro Blog del Camino podemos recomendarte alojamientos familiares, agencias de organización del Camino y empresas que hagan el traslado de mochilas o incluso que dado el momento necesites un taxi en medio de la etapa. No tiene porque ser complicado hacer el Camino de Santiago con niños pero si tienes alguna duda estaremos encantados de ayudarte si nos envías un correo a [email protected]