4 consejos para lavar la ropa en el Camino de Santiago

4 consejos para lavar la ropa en el Camino de Santiago

¿Cómo lavar la ropa en el Camino de Santiago?

Cuando alguien nos pregunta al aventurarse al Camino por primera vez cómo debe hacer con la ropa sucia nos acordamos también de nuestra primera vez en el Camino. ¿Cuántas lavadoras habría en un albergue para lavar la ropa de los peregrinos en pleno agosto? Pero lo cierto es que en aquella época la grandísima mayoría de los albergues no tenían lavadora y mucho menos secadora. Arrancamos con nuestros 4 consejos para lavar la ropa en el Camino.

¡Recuerdo cuando llegamos a un moderno albergue en Triacastela y vimos la lavadora en la que por 3 euros se podía lavar… 3 euros!! Nos parecía una barbaridad, pero era tan cómodo e higiénico después de llevar días lavando la ropa a mano y, de cualquier manera, que nos juntamos los tres que íbamos para contemplar ese milagro de blancura y frescor a cambio de un euro por cabeza.

En la gran mayoría de los albergues ya se han incluido las lavadoras e incluso secadoras como parte del negocio además de como servicio para los peregrinos. Pero la nostalgia y lo especial del hecho de lavar a mano todavía pervive en los albergues y aunque sea arcaico e incómodo es algo más rápido y “romántico”. Las nuevas recomendaciones sanitarias nos indican que debemos lavar la ropa con agua caliente y para mayor seguridad incluso usar secadora.

Dicho ésto os daremos unos consejos prácticos para lavar ropa en el Camino de Santiago en caso que lo queráis hacer a mano:

El jabón:

Siempre es recomendable llevar una pequeña cantidad de jabón en polvo o una porción de jabón tipo lagarto. Además, el jabón lagarto es muy recomendable para cicatrizar las heridas (consejo de un entrenador de un equipo ciclista). Dentro de este consejo se incluye otro consejo para vagos: empieza a ducharte con la ropa puesta y aprovecha para “lavarla”.

pinzas ropa

El tendedero:

Lo más normal es que los albergues tengan lugares para tender la ropa, pero hay que ser previsores en caso que están llenos. Por eso os recomendamos una sencilla y practica solución que además no aporta ni mucho peso ni quita mucho espacio: añade a tu equipaje un trozo de cuerda fina de 2 o 3 metros de largo para hacer un tendal improvisado. Aunque hoy en día lo recomendado es utilizar la secadora del albergue y secar la ropa en un lugar que garantice las condiciones sanitarias al máximo.

Las pinzas:

En los albergues casi nunca hay pinzas ya que muchos peregrinos se las llevan como “souvenirs” para ser utilizados en otra ocasión así que si no quieres que tu ropa caiga al suelo llévate al camino media docena de pinzas o unos cuantos imperdibles que podrás colocar en el tendal o en tu mochila por si necesitas llevarte algo secando. Por cierto, ya no se recomienda que llevéis la ropa colgando de la mochila con imperdibles.

Nuestro consejo estrella:

Al llegar al final de tu Camino, ya sea Santiago o si vas por tramos en otro lugar, recomendamos que le des un homenaje también a tu ropa y de paso a tu mochila, con el fin de evitar posibles sorpresas en forma de bichitos. Vete a una lavandería autoservicio y mete toda la ropa e incluso la mochila a lavar y secar. Hoy en día por 4-6 € es posible lavar y secar una colada y cada vez hay más servicios de lavandería. Y ya no solo por los chinches! Las recomendaciones sobre el COVID_19 nos indican que mejor lavar la ropa por encima de los 40 grados, así que va ganando enteros este método siempre que sea posible.

Aquí os dejamos un artículo con más soluciones interesantes sobre las principales dudas del Camino de Santiago

lavandería autoservicio

Si tienes otros consejos sobre cómo lavar ropa o quieres saber más envíanos un mail a [email protected]