El Camino Inglés: mi recomendación 2021

Peregrino camino inglés

El Camino Inglés: mi recomendación 2021

A finales de Junio de 2020 hice el Camino Inglés y ahora os quiero contar mi primera incursión en esta ruta desde Ferrol y la especial experiencia que viví en tiempos de COVID.

 

Primera etapa: Ferrol – Neda

 

El Camino inglés: Saliendo desde el mismo puerto al que llegaban los peregrinos en barco hace siglos y cruzando el ilustrado Ferrol a través de la calle Real dejaremos a nuestra derecha la zona naval-militar. En esta primera etapa caminaremos acompañando nuestros pasos por el mar a nuestra derecha casi toda la ruta.

El amable camino a lo largo del Polígono de Narón nos sigue conduciendo paralelos al mar hasta llegar al Monasterio de San Martiño de Xubia o también conocido como el Mosteiro do couto.

Al poco de avanzar nos iremos cruzando con las balizas de señalización del itinerario que lleva hacia el Santuario de San Andrés de Teixido (que va de muerto quien no fue de vivo). En seguida un cartel nos indicara la variante que visita el Molino de As Ceñas, un molino del S. XVIII que se servía del agua de las mareas para su funcionamiento.

Siguiendo el paseo de Riveira llegamos bordeando la ría que forma el Río Grande de Xubia hasta un puente donde se divisa justo al otro lado el albergue de peregrinos de Neda. ¡Ojo! Todavía debemos continuar hasta un puente de piedra hasta cruzar al otro lado siguiendo el trazado más antiguo.

Después de 15 km hemos llegado a Neda. Ahora tú decides si te quedas en esta acogedora población o continuas hasta Pontedeume, para lo que te restan 16 km más.

 

Segunda etapa: Neda – Pontedeume

 

Salimos de Neda a través de la pasarela del Río Belelle y enlazamos con la antigua y porticada Rúa Real para, al final de la misma, alcanzar la Torre del Reloj junto a la Casa Consistorial y los restos del antiguo Hospital de Peregrinos del Sancti Spiritos. Continuando de frente visitamos la Iglesia de San Nicolás, donde podremos admirar uno de los cruceros más antiguos de Galicia.

En breve comenzamos a subir la única dificultad de la etapa y por lo tanto nos permitirá admirar unas magníficas vistas de la Ría de Ferrol. Desde este punto podemos ser conscientes de lo que hemos caminado en la anterior etapa ya que se divisa gran parte del trayecto hecho.

Pasaremos, tras superar un lavadero y una fuente, al concello de Fene. Tras un corto tramo caminando llegamos a su centro urbano donde tendremos todo tipo de servicios para los peregrinos. Al pasar el lavadero de Mundín comenzaremos a subir de forma ligera por un camino de tierra que agradecerá nuestro caminar. Nos acercamos al concello de Cabanas tras pasar el polígono de Vilar do Colo y un rato después aparece el antiguo Camiño Real.

Continuamos descendiendo hasta llegar a la playa de la Magdalena, justo en frente de Pontedeume. Ya solo nos queda cruzar el puente sobre el Río Eume y hacernos a la idea de que los actuales 15barcos antiguamente eran 70 y contaba con torres, capilla y hasta un hospital de 12 camas.

 

Tercera etapa: Pontedeume – Betanzos

 

Arrancamos de nuevo la siguiente etapa del Camino Inglés y el dia a través de otra Rúa Real y en este caso también es porticada. Es el bello preludio de una brusca y, seguro que larga, subida que compensará por las excelentes vista de la ría de Ares con Pontedeume a un lado y la playa de la Magdalena de Cabanas al otro. A medida que subas ve girándote para ver amanecer sobre las fragas do Eume, un espectáculo.

Accedemos al concello de Miño a través de un lindo paseo que avanza por el campo de golf y el bosque nos acompañará durante un buen tramo. Tras caminar unos 10 km desde el inicio del dia llegamos al núcleo urbano de Miño (oh sorpresa) por la Rúa Real. Continuamos de frente siguiendo la señalización hasta el puente sobre la vía del tren y en seguida pasamos por a Ponte do Porco, la enseña de la familia Andrade.

Tras cruzar el Río Lambre llegamos al concello de Paderne, que nos recibe con una hermosa rampa hasta un parque infantil. Tras un breve tramo el camino pasa entre la iglesia de San Pantaleón con portada románica y el pazo.

Ya estamos a punto de llegar al concello de Betanzos y nos recibe, aunque se quede a nuestra espalda, la iglesia de Nosa Señora do Camiño. La entrada a Betanzos, cruzando el puente viejo sobre el Río Mandeo a través de la Porta da Ponte Vella nos da la bienvenida a la plaza de los Hermanos García Naveira, centro neurálgico de la bella villa de Betanzos.

 

Cuarta Etapa: Betanzos – Hospital de Bruma

 

La más dura para la mayoría de peregrinos y también para mi vivencia en el Camino Inglés. Salimos de Betanzos a través del puente que cruza el río Mendo para comenzar a ascender por la empinada Rúa do Couto. Será un ir y venir por pistas, asfaltadas y de tierra hasta llegar a la parroquia de Cos, ya perteneciente al concello.

Al cabo de unos centenares de metros se nos presenta la disyuntiva de seguir por el nuevo trazado oficial que va hacia Presedo (donde podríamos dividir la etapa ya que cuenta con albergue de peregrinos) o bien ir por un itinerario alternativo de paisajes más boscosos. Ambos tramos confluyen a los 3 km de la separación justo antes de Presedo.

Unos kilómetros más adelante llegamos al embalse de Beche, una agradable área recreativa con asadero. Quizás no venga mal hacer un pequeño descanso antes de afrontar una exigente subida por una pista de tierra. No es muy larga, pero si es intensa.

Cuando se vuelva más llevadera, continuaremos ascendiendo y de hecho llegaremos a la altura de 460 metros que es la máxima altura del Camino Inglés. Una vez que lleguemos de nuevo a una carretera asfaltada estaremos a punto de cruzarnos con el ramal del Camino Inglés que viene de A Coruña.

Siguiendo el arcén llegaremos a la mítica Casa Avelina en As Travesas. Solamente quedan algo más de un par de km a través de un primer tramo de peligrosa carretera antes de un desvío por una pista de tierra antes de llegar a las primeras casas de Hospital de Bruma, donde está situado el albergue de la Xunta.

 

Quinta etapa: Hospital de Bruma – Sigüeiro

 

Después de la dura etapa anterior hoy nos toca la suavidad de saber lo más duro pasado. En seguida llegamos al concello de Ordes a través de una pista asfaltada de escaso tráfico hasta llegar a Cabeza de Lobo, conocido enclave por las famosas esculturas y artilugios que nos llaman la atención junto a un bar.

Seguimos por un ir y venir constante de pistas de asfalto con una perfecta señalización, cruzando parroquias y lugares. Destaca la iglesia de San Paio de Buscás con una llamativa figura del santo enmarcao en una hornacina de vivos colores.

Un tramo después ya volvemos a pistas de tierra, acompañados por una mezcla de bosque autóctono y fincas de cultivo. Es conocido el lugar de A Calle, en Ordes, ya que justo antes del bar se puede apreciar en el dintel de una casa una inscripción que atestigua el paso de Felipe II en el año 1554.Seguimos por diferentes tramos que van intercalando las pistas asfaltadas con agradables pistas de tierra, que invitan a un momento de descanso al menos de los pies.

Llegamos a Baxoia en la parroquia de Santa María de Deixebre, ya en el concello de Oroso. Una larga recta atenuada a la vista por los continuos toboganes y que va paralela a la autopista AP-9. Después de 5 kilómetros entramos en el casco urbano de Oroso por un polígono industrial, prolegómeno de un parque que nos da la bienvenida al núcleo de Sigüeiro.

 

Sexta etapa: Sigüeiro – Santiago de Compostela

 

Esta etapa se hace corta. No sabemos si por los 16 kilómetros de recorrido o porque hay algo que empuja tus pies para avanzar y terminar el camino inglés. Si sales temprano llegas a mediodía a Compostela.

De nuevo una consecución de pistas asfaltadas y de tierra que se intercalan de forma casi ordenada nos introducen a través del polígono del Tambre por la zona norte de Santiago de Compostela.

Tras unos 8 kilómetros por estas pistas llegamos a la parte trasera del Hotel Castro, donde nace uno de los tramos más reconocidos del Camino Inglés: el bosque encantado. Un cartel y una bruja a la derecha del camino así nos lo indican. A la hora que se pasa por aquí ya no preocupa, pero no quisiéramos saber que pasa en este bosque al anochecer…

Al cabo de 2 kilómetros de pistas de tierra comenzamos a divisar las primeras naves industriales del polígono del Tambre. Tampoco es que sea un tramo muy largo, pero es un polígono industrial, aunque recientemente renovado para dar una mejor sensación.

Continuamos de frente dejando a nuestra izquierda el cementerio y tanatorio de Boisaca para comenzar el tramo urbano de Compostela. Seguimos las indicaciones pasando por la capilla de San Caetano, si escogemos el itinerario oficial, o por el Ponte Mantible, un acueducto construido por orden del Obispo Gelmírez. Continuamos por Basquiños hasta el convento de Santa Clara para bajando por la rúa dos Loureiros entrar a través de la Porta da Pena, nombre que perdura de antiguos tiempos donde estaba situada una de las puertas de la muralla de la ciudad

Pasaremos por San Martín Pinario hasta la plaza de Azabacheria o la Inmaculada. Cruzamos bajo el famoso arco del Palacio arzobispal para hacer entrada en la meta del Camino Inglés, el kilómetro cero de nuestra aventura: la plaza del Obradoiro y la fachada de la Catedral de Santiago de Compostela.

 

Y estas fueron las etapas que seguí en el Camino Inglés, una experiencia genial en tiempos de Covid. Os recomendamos que os informéis en la web del Camino Inglés Oficial www.caminoingles.gal o que leáis un poco más sobre la historia de esta ruta del Camino de Santiago aquí.